La vida entre dos mundos: mamíferos marinos de Sinaloa

Con el trópico de Cáncer cruzándolo a solo unos kilómetros al Norte, la Sierra Madre Occidental al Oeste, y once ríos desembocando al Este en el Golfo de California; el estado de Sinaloa presenta un heterogéneo mosaico de ecosistemas que albergan una gran biodiversidad marina y terrestre. Esto ocurre en parte, porque en términos ecológicos, Sinaloa se encuentra en una frontera de transición entre dos zonas biogeográficas (Cifuentes-Lemus, 2002).

Gran parte de la costa Sinaloense se encuentra en la región de la boca del Golfo de California o sureste del Mar de Cortés, un punto de encuentro de diferentes corrientes marinas, principalmente las cálidas corrientes ecuatoriales del Pacífico Sur, y la corriente de California, que acarrea aguas frías de altas latitudes más ricas en nutrientes. Estas diferentes masas de agua se mezclan y separan a lo largo del año, generando condiciones que favorecen la presencia tanto de especies neárticas, como tropicales y subtropicales (Cifuentes-Lemus, 2002).

Un componente importante de la biodiversidad marina del estado son los mamíferos marinos. Este grupo de animales incluye a las ballenas, delfines, lobos marinos, focas, morsas, la nutria, los manatíes y hasta al oso polar. De las 46 especies de todos los mamíferos marinos registradas en México, un poco más del 50% habita o visita la costa de Sinaloa (Fleischer, 2000). Esta lista incluye algunos gigantes como el Rorcual tropical (Balaenoptera edeni) y la ballena jorobada (Megaptera novaengliae); depredadores tope como las Orcas (Orcinus orca) y una gran variedad de especies de delfines; así como una especie de pinípedo, el lobo marino de California (Zalophus californianus).

De las 46 especies de todos los mamíferos marinos registradas en México, un poco más del 50% habita o visita la costa de Sinaloa (Fleischer, 2000).
Stenellattenuata
Un par de delfines manchados del Pacífico (Stenella attenuata) en plena interacción social. Esta especie es muy gregaria y puede ser observada en manadas de hasta miles de individuos. Foto por Oscar Guzón para Onca Explorations.
La revisión más extensa sobre la diversidad de mamíferos marinos en Sinaloa es la de Fleischer, L. (2000) quien reporta 23 especies de mamíferos marinos en el estado, principalmente 13 especies de delfines, entre ellos el nariz de botella o tursión (Tursiops truncatus), el delfín manchado (Stenella attenuata) y el delfín tornillo (Stenella longirostris). De las grandes ballenas reporta 4 especies: el rorcual común (Balaenoptera physalus), rorcual tropical o de Bryde (Balaenoptera edeni), la ballena Jorobada (Megaptera novaeangliae) y la ballena gris (Eschrichtius robustus).

Este listado por Fleischer se limita a registros históricos, avistamientos ocasionales y bibliografía, en gran parte debido a que, en Sinaloa los estudios sistemáticos de campo con mamíferos marinos son muy escasos. Esto resulta en más de 600 kilómetros de costa y una amplia plataforma continental en donde muy poco se sabe sobre la ocurrencia y distribución de los mamíferos marinos. Este vacío de información fue en parte lo que inspiró a los miembros fundadores de Onca Exploraciones a generar una plataforma alternativa para el estudio y monitoreo de cetáceos, utilizando el ecoturismo como una plataforma de oportunidad para recolectar información sobre la ecología de ballenas, delfines y otra fauna marina en la costa de Mazatlán, al sur del estado.

Desde el 2006 y hasta la fecha, el equipo de Onca Exploraciones ha registrado un total 18 especies de mamíferos marinos en aguas adyacentes a la Bahía de Mazatlán, de las cuales 7 son misticetos o ballenas barbadas, 9 odontocetos o cetáceos con dientes y 2 son pinípedos. Muchas de estas especies no son muy frecuentes en el área y se han observado solo ocasionalmente.
En Diciembre del 2010 se registró un avistamiento, único a la fecha, de una hembra con cría de rorcual de Sei (Balaenoptera borealis), una especie de ballena de la que se conoce muy poco y que esta considerada como “Amenazada” por la lista roja IUCN (UICN,2000). Al igual que los demás rorcuales, la ballena de Sei realiza migraciones anuales entre los trópicos y aguas templadas y boreales, pero se sabe muy poco sobre sus destinos migratorios. Otros registros importantes incluyen varamientos de ejemplares de ballena azul (Balaenoptera musculus) y de rorcual enano (Balaenoptera acutorostrata) (O. Guzón, comn. personal), lo que sugiere que estas especies ocurren al menos ocasionalmente en estas aguas.

DSC_1203(2)
Durante las expediciones, el equipo de Onca Exploraciones documenta los encuentros con cetáceos y colecta información para el estudio de su ecología y comportamiento. También se toman fotografías para la identificación individual de algunas especies mediante la técnica de “fotoidentificación”.
De las 7 especies de ballenas que se han registrado en la zona, la ballena jorobada es la más abundante y la única que se ha visto a menos de 5 km. de la costa. Cada invierno, entre los meses de noviembre y abril, la Jorobada visita las aguas cálidas de la costa continental del Pacífico Mexicano para aparearse y dar a luz a sus crías (Clapham, et.al. 2000). Su distribución invernal se extiende desde la costa de la Península de Baja California y el Mar de Cortés y a lo largo de la costa continental desde Sinaloa hasta Chiapas, incluyendo aguas insulares como el archipiélago de Revillagigedo, las islas Marias y la Isla Isabel. Durante su estancia en aguas mexicanas realizan diversos despliegues aéreos como saltos, coletazos y aleteos en superficie como parte de su ritual de cortejo, antes de regresar hacia aguas templadas al norte para alimentarse durante el verano en aguas productivas de altas latitudes.

BallenaJorobadaMazatlan
Con unos 15 metros de longitud, la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es la quinta especie más grande de ballena en el mundo y quizás la más acrobática. Foto por Oscar Guzón.
Los delfines son la familia de cetáceos más abundante, con la presencia casi permanente de 3 especies en la costa Mazatleca. El más típico es el Tursión, tonina o mejor conocido como delfín Nariz de botella (Tursiops truncatus), la especie de delfín más popular y reconocida entre los humanos. Es la especie mas común en acuarios y delfinarios del mundo. Tiene un cuerpo largo y robusto, y de color grisáceo o marrón, de hábitos tanto costeros como pelágicos (Niño-Torres, et al, 2011), aunque es muy común verlos desde la playa casi en cualquier parte del Pacífico. Esta es la única especie de delfín que vive dentro de los primeros dos kilómetros de la costa y en ocasiones sus poblaciones residentes todo el año en sistemas lagunares costeros.

TursionMazatlan
El tursión o tonina es una de las especies de delfines más conocidas del mundo. Los registros colectados en la costa de Mazatlán sugieren una o varias poblaciones residentes todo el año.
Los delfines manchados (Stenella attenuata) son la segunda especie más frecuente en la zona, y se les suele encontrar regularmente más allá de los 5 km de la costa. Son mucho más gregarios, en ocasiones formando grupos de hasta cientos de individuos. Se les llama ”manchados” por las manchas que presentan en su dorso y costados, las cuales se tornan más densas y mejor distribuidas en el cuerpo a medida que alcanzan su madurez sexual. Debido a su asociación con el atún aleta amarilla, la población del Pacífico central oriental ha estado sujeta a una fuerte presión por la pesca incidental (Niño-Torres, et al, 2011).

El delfín tornillo (Stenella longirostris), llamado así por los impresionantes giros cerrados que realizan en el aire, es otra interesante especie presente todo el año en las aguas de Mazatlán. Esta especie tropical tiene una distribución más pelágica, se le suele observar más allá de los 30 kilometros de la costa. Es más pequeño que los otros dos, pero forma grupos de cientos o hasta miles de individuos que viajan juntos en grupos compactos*

OrcasenMazatlan
La Orca (Orcinus orca) es el delfin más grande del mundo y el depredador marino por excelencia. Es cosmopolita y a diferencia de lo que se cree, habita en aguas templadas, polares y tropicales. En Mazatlán desde el 2006 se tienen al menos unos 5 registros, todos de grupos distintos.
Otras especies de delfines incluyen el delfín de dientes rugosos (Steno bredanensis), una especie más bien misteriosa y evasiva, forma grupos pequeños y ha sido observado usualmente en su persecución de dorados y otras presas pelágicas grandes; el delfín común de rostro largo (Delphinus capensis); el delfín de Risso (Grampus griseus); la orca falsa (Pseudorca crassidens); y la orca misma (Orcinus orca), que a diferencia de lo que muchos creen, no se limita a aguas polares (Niño-Torres, et. al, 2011).

A la fecha en Mazatlán se cuenta con hasta 5 registros de Orcinus orca en 10 años; el más reciente fue un grupo de más de 20 individuos avistados a unos 8 kilometros de la costa en enero del 2015.
Greetings from Mazatlan. California Sea Lion.
El lobo marino de California (Zalophus californianus) es un visitante invernal de la Bahía de Mazatlán. Esta es la única especie de pinípedo registrada en el área.
Destaca también en la zona la presencia del lobo marino de California Zalophus californianus, hasta hace muy poco el único pinnípedo y especie del Orden Carnivora registrado en aguas Sinaloenses, hasta que en años recientes se registraron un par de avistamientos del Lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendii), una especie endémica de la Isla Guadalupe en la costa occidental de Baja California.

Es posible que estos registros de lobo fino fuera de su rango regular, se deban a cambios ambientales que todavía no comprendemos del todo, entre ellos el fenómeno del Niño (ya hablaremos en otra ocasión sobre este fenómeno). En otros tiempos, el lobo marino de California solía ser muy abundante en toda la bahía, con un posible sitio de agregación en la Isla “Lobos” (de ahí su nombre en primer lugar). Hasta hace relativamente poco se pensaba que Mazatlán era el limite sur de su distribución en el Pacífico Mexicano, aunque en los últimos años se han tenido registros de esta especie tan al sur como Oaxaca.

El lobo marino ocurre en la Bahía de Mazatlán y aguas adyacentes particularmente durante los meses de invierno, y sus colonias están conformadas en su mayoría por machos adultos y subadultos, por lo que es considerada una lobera de descanso y alimentación. La temporada reproductiva de esta especie es hacia los meses del verano donde se agregan en grandes números en distintas islas del Golfo de California, donde los machos compiten por las mejores playas y mantienen harenes de decenas de hembras. Es muy posible que décadas de caza furtiva o cambios ambientales hayan reducido sus colonias de alimentación en el sitio, al punto que durante muchos se han agregado en un pequeño islote llamado Roca “Tortuga”, ubicado frente a la bahía cerca de los islotes Dos Hermanos o Rocas Blancas, como se les conoce localmente.

Lobos marinos Mazatlan, Roca Tortuga
La Roca Tortuga en la Bahía de Mazatlán es un sitio de descanso y alimentación invernal para el lobo marino de California (Zalophus californianus).
Afortunadamente, el lobo marino está actualmente protegido por las leyes mexicanas (NOM-059, SEMARNAT) y es posible que esto haya ayudado a su recuperación, sin embargo esta especie enfrenta muchas amenazas, como la captura incidental en redes de pesca y la competencia por recursos con los mismos pescadores. Sin embargo, el invierno del 2016 ha sido bueno para los lobos: después de una dramática ausencia de casi 3 años, se les ha observado en grupos de hasta 17 animales en Roca Tortuga y en igual cantidad en uno de los islotes de Dos Hermanos, donde no se les había visto en muchos años (O. Guzón comn, personal). Aún así, sería muy pronto decir si esto refleja una recuperación de su distribución original, o si es simplemente algo temporal.

Spotted dolphins swimming free of the coast of Mazatlan, Mexico.
Una manada de delfines manchados (Stenella attenuata) nada tranquilamente junto a nosotros a unas 20 millas de la costa de Mazatlán, México. Foto por Saul Herrera Camacho.
Los mamíferos marinos son muy importantes para los ecosistemas marinos. Al ser depredadores, controlan la población de peces, invertebrados y otras presas, sobre todo de los especímenes enfermos o viejos, regulando así el tamaño y la descendencia de las poblaciones. También por ser especies “tope” en la cadena trófica suelen ser buenos indicadores de la salud de los ecosistemas que habitan (Fabrizio, et.al, 2006), además de ser un recurso “no extractivo” muy valioso para la industria del turismo, generando beneficios económicos, educativos y de investigación. Se estima que la industria del avistamiento de ballenas genera una derrama de casi $2 mil millones de dólares al año a nivel mundial (Cisneros-Montemayor, et al. 2010)

La plataforma de monitoreo operada por Onca Exploraciones ha permitido ampliar considerablemente el conocimiento sobre la ecología y biología de los mamíferos marinos que habitan las aguas del sur de Sinaloa. La información colectada continua contribuyendo al conocimiento de las especies de cetáceos que habitan o visitan Mazatlán, además de ofrecer espacios de aprendizaje únicos para educar al publico en general sobre la importancia que tienen los mamíferos marinos en el ecosistema marino. Fusionando el turismo con la ciencia ciudadana, el equipo zarpa todo el año con visitantes, tanto locales como extranjeros, para pasar un buen día observando ballenas, delfines y otra fauna marina, al tiempo que recopilan información valiosa sobre las condiciones locales y realizan labores de fotoidentificación de varias especies de cetáceos.

Fusionando el turismo con la ciencia ciudadana, el equipo zarpa todo el año con visitantes, tanto locales como extranjeros, para pasar un buen día observando ballenas, delfines y otra fauna marina, al tiempo que recopilan información valiosa sobre las condiciones locales y realizan labores de fotoidentificación de varias especies de cetáceos.
Esta técnica utiliza fotografías de las marcas naturales de los animales, tales como elprimera recaptura MZT0066 patrón de marcas en las aletas dorsales de los delfines, o el patrón de pigmentación en las colas de las ballenas jorobadas para su identificación individual, lo cual nos permite conocer muchos aspectos de su historia de vida y parámetros poblaciones. A la fecha, Onca Exploraciones cuenta con un catálogo de más de 440 individuos de ballena jorobada y unos 100 tursiones o delfines nariz de botella, además de una base de datos con más de 2,000 avistamientos de cetáceos que ayudarán a entender mejor su ocurrencia, distribución y uso de hábitat en la costa Mazatleca.

La historia de vida de muchas de las especies visitantes es aún un misterio y se requiere entender más sobre su ocurrencia y su interacción con las especies residentes. Una prioridad es entender mejor los patrones de uso de hábitat de la ballena jorobada y sobre todo, caracterizar y evaluar las amenazas que las actividades humanas representan para la fauna marina local ¿Que zonas son las mas importantes para las ballenas y los delfines? ¿Cómo ha cambiado su abundancia y ocurrencia en los últimos años? ¿Qué relación tienen estos cambios con las variables ambientales? ¿Los varamientos de mamíferos marinos son por causas naturales o producidos por efectos antropogénicos?, ¿Cómo afecta la contaminación, el trafico y el ruido marino a estos animales? ¿Cómo y donde afectan las artes de pesca a estos animales?.

Estos esfuerzos nos permiten seguir obteniendo de manera constante información útil que nos ayudará a entender el entorno en el que viven nuestros amigos marinos y ofrecerles mejores medidas de protección y planes de conservación a largo plazo. Al mismo tiempo, creemos que podemos inspirar al publico en general a conocer más sobre la vida marina y apoyar en su conservación. Con 10 años de trayectoria hemos explorado las aguas vecinas y descubierto una gran biodiversidad marina en Mazatlán combinando ciencia con ecoturismo y nuestra meta a largo plazo, es conseguir la protección legal y práctica para todos los cetáceos de Mazatlán, así como para los ecosistemas de los que dependen.

Decía el gran explorador Jacques Yves Cousteau “solo protegemos lo que amamos, solo amamos lo que entendemos y solo entendemos lo que se nos enseña”. La educación es fundamental para reconectar a la sociedad con la naturaleza, con el océano y la vida dentro de el. Si nunca salimos al mar a conocer la fascinante vida que alberga, ¿cómo podremos protegerla?

Bibliografía

Fleischer, L. (2002). Diversidad de los mamíferos marinos del litoral de Sinaloa, México. In: J. Cifuentes Lemus, Gaxiola, Jesús, ed., Atlas de la biodiversidad de Sinaloa, 1st ed. Culiacán: El Colegio de Sinaloa, pp.387-397.

Cifuentes Lemus, J.L. (2002). Introducción. In: J. Cifuentes Lemus, Gaxiola, Jesús, ed., Atlas de la biodiversidad de Sinaloa, 1st ed. Culiacán: El Colegio de Sinaloa, pp 21-24.

Clapham, P.J. (2000). The Humpback Whale; Seasonal feeding and breeding in a Baleen whale. En: Mann, Janet, Connor, R.C., Tyack, P.L., Whitehead, Hal. Cetacean Societies, 1era ed (2000). Pp 173-196.


Balaenoptera borealis, IUNC, 2015-4.: http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2008.RLTS.T2475A9445100.en

Spinner Dolphin, National Wildlife Federation: https://www.nwf.org/Wildlife/Wildlife-Library/Mammals/Spinner-Dolphin.aspx

Fabrizio, S., Newton, I., Marchesi L., Pedrini P. (2006). Ecologically justified charisma; preservation of top predators delivers biodiversity conservation. Journal of applied ecology. P.P. 1049-1055. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1365-2664.2006.01218.x/epdf

Cisneros-Montemayor A.M., Sumaila U.R. 2010. The global potential for whale watching. Marine Policy, vol. 34, 1273-1278.

This post is also available in: Spanish

Comments are closed.

SIGHTINGS BLOG

La vida entre dos mundos: mamíferos marinos de Sinaloa

Con el trópico de Cáncer cruzándolo a solo unos ki

11 March, 2016 read more

Humpback whale mother and calf pairs early this winter season

Female Humpback whales are thought to reach sexual

15 January, 2013 read more

First recorded sighting of False killer whales in Mazatlan, Sinaloa.

On january 10th a thursday morning, our crew left

26 April, 2012 read more

ONCA on NatGeo TRAVELER

In December of 2008, National Geographic´s TRAVELER Magazine, on its 10th edition for Mexico, published an article about research-based whale watching in Mazatlan with Onca Explorations.

Twitter


What people are saying….