About us

Adventures that inspire |

Tourism is one of the most rapidly growing sectors in the world, and adventure travel is one of its fastest growing categories. As tourism grows and tourists seek new experiences and destinations, around the world opportunities arise to develop new ways of travel, particularly those aimed to maximize ecological, cultural and economic benefits for local communities and minimize its impacts towards a more sustainable future.

We are on a mission to enrich and inspire people´s lives by taking them into the wild for amazing encounters with animals in their natural habitat. Our unique travel experiences combine elements of exploration, science, experiential learning and cultural exchange; promoting awareness about values and threats to biodiversity and generating benefits for the study and conservation of wildlife and its habitat.

Making a difference |

Apart from being a tourist operator, our organization finances important wildlife monitoring, research and conservation initiatives throughout the region like the monitoring of marine megafauna populations (e.g. humpback whales, dolphins, sea lions, sea turtles, sea birds and sharks), marine life stranding attention and great whale entanglement rescue, environmental awereness campaigns and education for conservation workshops at local schools and rural communities.

We also work side by side with amazing individuals and communities that have access to significant natural areas; helping them build and strengthen their capacities for the development and implementation of sustainable tourism products from which they can get direct benefits as an alternative to traditional economic  activities (e.g. artisanal fisheries, agriculture, acuaculture, logging, etc.), hence improving their livelihoods and inspiring them to protect their resources though a genuine sense of ownership for their natural heritage.

What’s in a name?

foto-1Our name is a tribute to the Mexican jaguar (Panthera onca), one of the most significant symbols from our prehispanic culture and standard of wealth and natural integrity of Mexico´s wilderness. Despite being the largest wildcat in the Americas, Jaguars have been hunted in great numbers, with their populations decimated and its habitat modified and destroyed in such a way that today, only a few specimens roam the foothills of the Sierra Madre Occidental in Sinaloa, an important portion of its distribution habitat in Mexico, and a priority region for its conservation.

From the foothills of the Sierra Madre to the warm waters of the Sea of Cortes and the Mexican Pacific, Onca Explorations bets on sustainable tourism as the path to maximize environmental, economic and sociocultural benefits, minimizing its negative impacts, contributing to community welfare and the conservation of life support systems.

Swim and interact with dolphins in their natural habitat on a 5 day adventure that will last for a lifetime! Get ready…

Posted by Onca Explorations on Monday, May 11, 2020
View this post on Instagram

La emergencia sanitaria a nivel mundial debido a la pandemia COVID-19 ha impactado de manera drástica la vida de todos. Para los operadores turísticos esta pandemia nos deja sin sustento y descalzos ante un desierto de incertidumbre. A pesar de esto, seguimos de pie y confiamos en que tras este largo confinamiento, pronto exploraremos el mundo en busca de nuevas aventuras. Todo pasa y la naturaleza sigue su curso. Es por eso que sabemos que las ballenas jorobadas regresaran sin duda a nuestras costas el próximo invierno y queremos que tu estes aquí para verlo! Ayúdanos a mantenernos a flote en estos tiempos difíciles comprando tu experiencia de observación de ballenas al 2×1! Paga tus boletos antes del 30 de junio 2020 y viaja con nosotros a ver las ballenas esta próxima temporada invernal! #SalvemosElTurismo Mientras tanto cuidate, cuida a los tuyos y recuerda #EnCasameSientoMejor 😉🐳 RESERVA ahora enviando un WhatsApp al 669-116-03-01, Inbox o email a oncareserva@gmail.com oncaexplorations.com #EnCasaMeSientoMejor #FelizMiercoles #AmtaveAventura #ViajaSoñando #SalvemosElTurismo #TogetherinTravel #photography #travelgram #instatravel #trip #naturaleza #nature #travelblogger #mexico #traveling #aventura #playa #ballenas #observaciondeballenas #ballenajorobada #expediciones #vidamarina #cienciaciudadana #ecoturismo #bioturismo #exploramexico #exploramazatlan #exploralavida

A post shared by Onca Explorations (@oncaexplora) on

Con el trópico de Cáncer cruzándolo a solo unos kilómetros al Norte, la Sierra Madre Occidental al Oeste, y once ríos desembocando al Este en el Golfo de California; el estado de Sinaloa presenta un heterogéneo mosaico de ecosistemas que albergan una gran biodiversidad marina y terrestre. Esto ocurre en parte, porque en términos ecológicos, Sinaloa se encuentra en una frontera de transición entre dos zonas biogeográficas (Cifuentes-Lemus, 2002).

Gran parte de la costa Sinaloense se encuentra en la región de la boca del Golfo de California o sureste del Mar de Cortés, un punto de encuentro de diferentes corrientes marinas, principalmente las cálidas corrientes ecuatoriales del Pacífico Sur, y la corriente de California, que acarrea aguas frías de altas latitudes más ricas en nutrientes. Estas diferentes masas de agua se mezclan y separan a lo largo del año, generando condiciones que favorecen la presencia tanto de especies neárticas, como tropicales y subtropicales (Cifuentes-Lemus, 2002).

Un componente importante de la biodiversidad marina del estado son los mamíferos marinos. Este grupo de animales incluye a las ballenas, delfines, lobos marinos, focas, morsas, la nutria, los manatíes y hasta al oso polar. De las 46 especies de todos los mamíferos marinos registradas en México, un poco más del 50% habita o visita la costa de Sinaloa (Fleischer, 2000). Esta lista incluye algunos gigantes como el Rorcual tropical (Balaenoptera edeni) y la ballena jorobada (Megaptera novaengliae); depredadores tope como las Orcas (Orcinus orca) y una gran variedad de especies de delfines; así como una especie de pinípedo, el lobo marino de California (Zalophus californianus).

De las 46 especies de todos los mamíferos marinos registradas en México, un poco más del 50% habita o visita la costa de Sinaloa (Fleischer, 2000).
Stenellattenuata
Un par de delfines manchados del Pacífico (Stenella attenuata) en plena interacción social. Esta especie es muy gregaria y puede ser observada en manadas de hasta miles de individuos. Foto por Oscar Guzón para Onca Explorations.
La revisión más extensa sobre la diversidad de mamíferos marinos en Sinaloa es la de Fleischer, L. (2000) quien reporta 23 especies de mamíferos marinos en el estado, principalmente 13 especies de delfines, entre ellos el nariz de botella o tursión (Tursiops truncatus), el delfín manchado (Stenella attenuata) y el delfín tornillo (Stenella longirostris). De las grandes ballenas reporta 4 especies: el rorcual común (Balaenoptera physalus), rorcual tropical o de Bryde (Balaenoptera edeni), la ballena Jorobada (Megaptera novaeangliae) y la ballena gris (Eschrichtius robustus).

Este listado por Fleischer se limita a registros históricos, avistamientos ocasionales y bibliografía, en gran parte debido a que, en Sinaloa los estudios sistemáticos de campo con mamíferos marinos son muy escasos. Esto resulta en más de 600 kilómetros de costa y una amplia plataforma continental en donde muy poco se sabe sobre la ocurrencia y distribución de los mamíferos marinos. Este vacío de información fue en parte lo que inspiró a los miembros fundadores de Onca Exploraciones a generar una plataforma alternativa para el estudio y monitoreo de cetáceos, utilizando el ecoturismo como una plataforma de oportunidad para recolectar información sobre la ecología de ballenas, delfines y otra fauna marina en la costa de Mazatlán, al sur del estado.

Desde el 2006 y hasta la fecha, el equipo de Onca Exploraciones ha registrado un total 18 especies de mamíferos marinos en aguas adyacentes a la Bahía de Mazatlán, de las cuales 7 son misticetos o ballenas barbadas, 9 odontocetos o cetáceos con dientes y 2 son pinípedos. Muchas de estas especies no son muy frecuentes en el área y se han observado solo ocasionalmente.
En Diciembre del 2010 se registró un avistamiento, único a la fecha, de una hembra con cría de rorcual de Sei (Balaenoptera borealis), una especie de ballena de la que se conoce muy poco y que esta considerada como “Amenazada” por la lista roja IUCN (UICN,2000). Al igual que los demás rorcuales, la ballena de Sei realiza migraciones anuales entre los trópicos y aguas templadas y boreales, pero se sabe muy poco sobre sus destinos migratorios. Otros registros importantes incluyen varamientos de ejemplares de ballena azul (Balaenoptera musculus) y de rorcual enano (Balaenoptera acutorostrata) (O. Guzón, comn. personal), lo que sugiere que estas especies ocurren al menos ocasionalmente en estas aguas.

DSC_1203(2)
Durante las expediciones, el equipo de Onca Exploraciones documenta los encuentros con cetáceos y colecta información para el estudio de su ecología y comportamiento. También se toman fotografías para la identificación individual de algunas especies mediante la técnica de “fotoidentificación”.
De las 7 especies de ballenas que se han registrado en la zona, la ballena jorobada es la más abundante y la única que se ha visto a menos de 5 km. de la costa. Cada invierno, entre los meses de noviembre y abril, la Jorobada visita las aguas cálidas de la costa continental del Pacífico Mexicano para aparearse y dar a luz a sus crías (Clapham, et.al. 2000). Su distribución invernal se extiende desde la costa de la Península de Baja California y el Mar de Cortés y a lo largo de la costa continental desde Sinaloa hasta Chiapas, incluyendo aguas insulares como el archipiélago de Revillagigedo, las islas Marias y la Isla Isabel. Durante su estancia en aguas mexicanas realizan diversos despliegues aéreos como saltos, coletazos y aleteos en superficie como parte de su ritual de cortejo, antes de regresar hacia aguas templadas al norte para alimentarse durante el verano en aguas productivas de altas latitudes.

BallenaJorobadaMazatlan
Con unos 15 metros de longitud, la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es la quinta especie más grande de ballena en el mundo y quizás la más acrobática. Foto por Oscar Guzón.
Los delfines son la familia de cetáceos más abundante, con la presencia casi permanente de 3 especies en la costa Mazatleca. El más típico es el Tursión, tonina o mejor conocido como delfín Nariz de botella (Tursiops truncatus), la especie de delfín más popular y reconocida entre los humanos. Es la especie mas común en acuarios y delfinarios del mundo. Tiene un cuerpo largo y robusto, y de color grisáceo o marrón, de hábitos tanto costeros como pelágicos (Niño-Torres, et al, 2011), aunque es muy común verlos desde la playa casi en cualquier parte del Pacífico. Esta es la única especie de delfín que vive dentro de los primeros dos kilómetros de la costa y en ocasiones sus poblaciones residentes todo el año en sistemas lagunares costeros.

TursionMazatlan
El tursión o tonina es una de las especies de delfines más conocidas del mundo. Los registros colectados en la costa de Mazatlán sugieren una o varias poblaciones residentes todo el año.
Los delfines manchados (Stenella attenuata) son la segunda especie más frecuente en la zona, y se les suele encontrar regularmente más allá de los 5 km de la costa. Son mucho más gregarios, en ocasiones formando grupos de hasta cientos de individuos. Se les llama ”manchados” por las manchas que presentan en su dorso y costados, las cuales se tornan más densas y mejor distribuidas en el cuerpo a medida que alcanzan su madurez sexual. Debido a su asociación con el atún aleta amarilla, la población del Pacífico central oriental ha estado sujeta a una fuerte presión por la pesca incidental (Niño-Torres, et al, 2011).

El delfín tornillo (Stenella longirostris), llamado así por los impresionantes giros cerrados que realizan en el aire, es otra interesante especie presente todo el año en las aguas de Mazatlán. Esta especie tropical tiene una distribución más pelágica, se le suele observar más allá de los 30 kilometros de la costa. Es más pequeño que los otros dos, pero forma grupos de cientos o hasta miles de individuos que viajan juntos en grupos compactos*

OrcasenMazatlan
La Orca (Orcinus orca) es el delfin más grande del mundo y el depredador marino por excelencia. Es cosmopolita y a diferencia de lo que se cree, habita en aguas templadas, polares y tropicales. En Mazatlán desde el 2006 se tienen al menos unos 5 registros, todos de grupos distintos.
Otras especies de delfines incluyen el delfín de dientes rugosos (Steno bredanensis), una especie más bien misteriosa y evasiva, forma grupos pequeños y ha sido observado usualmente en su persecución de dorados y otras presas pelágicas grandes; el delfín común de rostro largo (Delphinus capensis); el delfín de Risso (Grampus griseus); la orca falsa (Pseudorca crassidens); y la orca misma (Orcinus orca), que a diferencia de lo que muchos creen, no se limita a aguas polares (Niño-Torres, et. al, 2011).

A la fecha en Mazatlán se cuenta con hasta 5 registros de Orcinus orca en 10 años; el más reciente fue un grupo de más de 20 individuos avistados a unos 8 kilometros de la costa en enero del 2015.
Greetings from Mazatlan. California Sea Lion.
El lobo marino de California (Zalophus californianus) es un visitante invernal de la Bahía de Mazatlán. Esta es la única especie de pinípedo registrada en el área.
Destaca también en la zona la presencia del lobo marino de California Zalophus californianus, hasta hace muy poco el único pinnípedo y especie del Orden Carnivora registrado en aguas Sinaloenses, hasta que en años recientes se registraron un par de avistamientos del Lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendii), una especie endémica de la Isla Guadalupe en la costa occidental de Baja California.

Es posible que estos registros de lobo fino fuera de su rango regular, se deban a cambios ambientales que todavía no comprendemos del todo, entre ellos el fenómeno del Niño (ya hablaremos en otra ocasión sobre este fenómeno). En otros tiempos, el lobo marino de California solía ser muy abundante en toda la bahía, con un posible sitio de agregación en la Isla “Lobos” (de ahí su nombre en primer lugar). Hasta hace relativamente poco se pensaba que Mazatlán era el limite sur de su distribución en el Pacífico Mexicano, aunque en los últimos años se han tenido registros de esta especie tan al sur como Oaxaca.

El lobo marino ocurre en la Bahía de Mazatlán y aguas adyacentes particularmente durante los meses de invierno, y sus colonias están conformadas en su mayoría por machos adultos y subadultos, por lo que es considerada una lobera de descanso y alimentación. La temporada reproductiva de esta especie es hacia los meses del verano donde se agregan en grandes números en distintas islas del Golfo de California, donde los machos compiten por las mejores playas y mantienen harenes de decenas de hembras. Es muy posible que décadas de caza furtiva o cambios ambientales hayan reducido sus colonias de alimentación en el sitio, al punto que durante muchos se han agregado en un pequeño islote llamado Roca “Tortuga”, ubicado frente a la bahía cerca de los islotes Dos Hermanos o Rocas Blancas, como se les conoce localmente.

Lobos marinos Mazatlan, Roca Tortuga
La Roca Tortuga en la Bahía de Mazatlán es un sitio de descanso y alimentación invernal para el lobo marino de California (Zalophus californianus).
Afortunadamente, el lobo marino está actualmente protegido por las leyes mexicanas (NOM-059, SEMARNAT) y es posible que esto haya ayudado a su recuperación, sin embargo esta especie enfrenta muchas amenazas, como la captura incidental en redes de pesca y la competencia por recursos con los mismos pescadores. Sin embargo, el invierno del 2016 ha sido bueno para los lobos: después de una dramática ausencia de casi 3 años, se les ha observado en grupos de hasta 17 animales en Roca Tortuga y en igual cantidad en uno de los islotes de Dos Hermanos, donde no se les había visto en muchos años (O. Guzón comn, personal). Aún así, sería muy pronto decir si esto refleja una recuperación de su distribución original, o si es simplemente algo temporal.

Spotted dolphins swimming free of the coast of Mazatlan, Mexico.
Una manada de delfines manchados (Stenella attenuata) nada tranquilamente junto a nosotros a unas 20 millas de la costa de Mazatlán, México. Foto por Saul Herrera Camacho.
Los mamíferos marinos son muy importantes para los ecosistemas marinos. Al ser depredadores, controlan la población de peces, invertebrados y otras presas, sobre todo de los especímenes enfermos o viejos, regulando así el tamaño y la descendencia de las poblaciones. También por ser especies “tope” en la cadena trófica suelen ser buenos indicadores de la salud de los ecosistemas que habitan (Fabrizio, et.al, 2006), además de ser un recurso “no extractivo” muy valioso para la industria del turismo, generando beneficios económicos, educativos y de investigación. Se estima que la industria del avistamiento de ballenas genera una derrama de casi $2 mil millones de dólares al año a nivel mundial (Cisneros-Montemayor, et al. 2010)

La plataforma de monitoreo operada por Onca Exploraciones ha permitido ampliar considerablemente el conocimiento sobre la ecología y biología de los mamíferos marinos que habitan las aguas del sur de Sinaloa. La información colectada continua contribuyendo al conocimiento de las especies de cetáceos que habitan o visitan Mazatlán, además de ofrecer espacios de aprendizaje únicos para educar al publico en general sobre la importancia que tienen los mamíferos marinos en el ecosistema marino. Fusionando el turismo con la ciencia ciudadana, el equipo zarpa todo el año con visitantes, tanto locales como extranjeros, para pasar un buen día observando ballenas, delfines y otra fauna marina, al tiempo que recopilan información valiosa sobre las condiciones locales y realizan labores de fotoidentificación de varias especies de cetáceos.

Fusionando el turismo con la ciencia ciudadana, el equipo zarpa todo el año con visitantes, tanto locales como extranjeros, para pasar un buen día observando ballenas, delfines y otra fauna marina, al tiempo que recopilan información valiosa sobre las condiciones locales y realizan labores de fotoidentificación de varias especies de cetáceos.
Esta técnica utiliza fotografías de las marcas naturales de los animales, tales como elprimera recaptura MZT0066 patrón de marcas en las aletas dorsales de los delfines, o el patrón de pigmentación en las colas de las ballenas jorobadas para su identificación individual, lo cual nos permite conocer muchos aspectos de su historia de vida y parámetros poblaciones. A la fecha, Onca Exploraciones cuenta con un catálogo de más de 440 individuos de ballena jorobada y unos 100 tursiones o delfines nariz de botella, además de una base de datos con más de 2,000 avistamientos de cetáceos que ayudarán a entender mejor su ocurrencia, distribución y uso de hábitat en la costa Mazatleca.

La historia de vida de muchas de las especies visitantes es aún un misterio y se requiere entender más sobre su ocurrencia y su interacción con las especies residentes. Una prioridad es entender mejor los patrones de uso de hábitat de la ballena jorobada y sobre todo, caracterizar y evaluar las amenazas que las actividades humanas representan para la fauna marina local ¿Que zonas son las mas importantes para las ballenas y los delfines? ¿Cómo ha cambiado su abundancia y ocurrencia en los últimos años? ¿Qué relación tienen estos cambios con las variables ambientales? ¿Los varamientos de mamíferos marinos son por causas naturales o producidos por efectos antropogénicos?, ¿Cómo afecta la contaminación, el trafico y el ruido marino a estos animales? ¿Cómo y donde afectan las artes de pesca a estos animales?.

Estos esfuerzos nos permiten seguir obteniendo de manera constante información útil que nos ayudará a entender el entorno en el que viven nuestros amigos marinos y ofrecerles mejores medidas de protección y planes de conservación a largo plazo. Al mismo tiempo, creemos que podemos inspirar al publico en general a conocer más sobre la vida marina y apoyar en su conservación. Con 10 años de trayectoria hemos explorado las aguas vecinas y descubierto una gran biodiversidad marina en Mazatlán combinando ciencia con ecoturismo y nuestra meta a largo plazo, es conseguir la protección legal y práctica para todos los cetáceos de Mazatlán, así como para los ecosistemas de los que dependen.

Decía el gran explorador Jacques Yves Cousteau “solo protegemos lo que amamos, solo amamos lo que entendemos y solo entendemos lo que se nos enseña”. La educación es fundamental para reconectar a la sociedad con la naturaleza, con el océano y la vida dentro de el. Si nunca salimos al mar a conocer la fascinante vida que alberga, ¿cómo podremos protegerla?

Bibliografía

Fleischer, L. (2002). Diversidad de los mamíferos marinos del litoral de Sinaloa, México. In: J. Cifuentes Lemus, Gaxiola, Jesús, ed., Atlas de la biodiversidad de Sinaloa, 1st ed. Culiacán: El Colegio de Sinaloa, pp.387-397.

Cifuentes Lemus, J.L. (2002). Introducción. In: J. Cifuentes Lemus, Gaxiola, Jesús, ed., Atlas de la biodiversidad de Sinaloa, 1st ed. Culiacán: El Colegio de Sinaloa, pp 21-24.

Clapham, P.J. (2000). The Humpback Whale; Seasonal feeding and breeding in a Baleen whale. En: Mann, Janet, Connor, R.C., Tyack, P.L., Whitehead, Hal. Cetacean Societies, 1era ed (2000). Pp 173-196.


Balaenoptera borealis, IUNC, 2015-4.: http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2008.RLTS.T2475A9445100.en

Spinner Dolphin, National Wildlife Federation: https://www.nwf.org/Wildlife/Wildlife-Library/Mammals/Spinner-Dolphin.aspx

Fabrizio, S., Newton, I., Marchesi L., Pedrini P. (2006). Ecologically justified charisma; preservation of top predators delivers biodiversity conservation. Journal of applied ecology. P.P. 1049-1055. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1365-2664.2006.01218.x/epdf

Cisneros-Montemayor A.M., Sumaila U.R. 2010. The global potential for whale watching. Marine Policy, vol. 34, 1273-1278.

0

Posted:

Categories: Sin categoría

Humpback whale mother and calf pairs early this winter season

Female Humpback whales are thought to reach sexual maturity between 4-6 years of age. They typically breed every two or three years, while they congregate in the breeding grounds at low latitudes. The gestation period lasts for about 11-12 months. The peak months for birth in the Northern Hemisphere are January and February, where females will give birth in the warm, coastal waters to one calf at the time. At birth, calves measure 13 to 16 ft (4 to 5 m),which is about one third of the mother´s body length. They grow quickly however from the highly nutritious milk of their mothers. Humpback whale milk is some of the richest milk in the world, with close to 50% fat, and has the consistency of cottage cheese. A calf consumes around 240 liters of milk per day. It has to gain strength and body size before making the long migration to the feedings grounds at higher latitudes. Mothers are protective and affectionate towards their calves, swimming close and frequently touching them with their flippers. Weaning occurs between 6 and 10 months after birth, but calves may stay with the mother for up to a year after which they will separate. By this time the calf will have doubled in size.

The tropical waters off the west coast of Mexico are an important  breeding and calving ground for the North Pacific population of Humpback whales. While the peak season for calving is January and February, Onca´s crew has already started seeing Humpback whale mother and calf pairs as early as December 12during this whale watching season. This is relatively early and could possibly be explained by the occurrence of relatively warm surface temperature conditions this winter. Both on the 12th and the 13thof December we encountered the same pair, the calf most likely a few weeks old already, considering the size of the animal. Christmas Day delighted us with an encounter of a new mother and calf pair, and a third couple was seen on the 07th of January.

Our most recent sighting was on January 18 of a female with a very small calf, most possibly only a few days old. Everyone was relieved to get out on the water again after a full week of staying home due to strong northerly winds. We left the dock on 2 vessels, on our quest to find whales and dolphins. After following a couple of whales in transit, one of the boats, decided to return to the marina due to one of the passengers feeling unwell. On the way in, the boat was radioed by another vessel close by who repeatedly witnessed an animal breach only about a mile offshore. Keeping our eyes scanned on the horizon we noticed a small blow approximately 400 meters off our bow. It was a very small Humpback whale calf swimming alone at the surface. The mother was nowhere to be seen, yet, so we followed the calf at a safe distance to make sure the mother would be around. She surfaced approximately 4 minutes later, with the calf right by her side. This time, with our boat following, both animals would go for very shallow dives, as we could clearly follow their set of footprints on the surface marking their path. Swimming around in circles, moving very erratically and showing signs of avoidance it seemed clear that the mother tried to shield her calf away from any possible threat or danger. This seemed the case in all mother/calf encounters so far. Often we would find the calves alone at the surface or breaching, which could indicate a way of staying in contact with the mother. As soon as the female would come up to the surface the calfwould always be directly at her side, indicating the protective and close connection between the pair. For this same reason our boats always try to maximize the distance and minimize the amount of time spent with a Humpback whale mother and calf. For all of us, both crew and passengers, the first mom and calf encounter of the season It is always a very exciting moment and we are happy to share with the world.

Photos by Oscar Guzón, Hella Martens & Saul Herrera.

All rights reserved. Onca Explorations S.A. de C.V.

0

Posted:

Categories: Uncategorized

First recorded sighting of False killer whales in Mazatlan, Sinaloa.

On january 10th a thursday morning, our crew left the marina on two boats in search for humpback whales.  It took us about half an hour before we spotted the first whale spout in the distance. Relatively short diving intervals made it easier for us to start following the animal. The initial first spout led us to the encounter of a courtship group of four whales, displaying agonistic behaviors, such as chasing, avoidance and some physical clashes. After following the animals for approximately half an hour, the group broke up into two pairs, both going their separate ways. After 15 minutes another whale joined one of the couples, resulting in more surface-active and seemingly aggressive behaviors.

When we decided to leave the whales to themselves and start heading back to the shoreline, our two boats spotted several small blows in the distance, approximately 5 miles offshore. They seemed too big for dolphin blows and too many for them to come off a Humpback whale calf. Slightly confused, our vessel Onca Explorer II went to investigate. “These could be False killer whales!” Oscar shouted over the VHF radio.

False killer whales (Pseudorca crassidens) are one of the larger members of the Delphinidae family. The common name comes not from any similarity in external appearance to Killer whales (Orcinus orca), but from similarities in skull shape and in the number, size and shape of the teeth. They are highly social and typically travel in groups of 10 to 20 individuals, although groups of several hundred individuals have been documented travelling together.  Initially our boats only encountered individual animals and very small groups all widely spread over a radio of at least 2 nautical miles. When we started to catch up with the leading groups however, we encountered many tightly grouped animals. This grouping pattern reflects that False killer whales are cooperative hunters, and work together to capture dangerous and difficult-to-capture prey such as large squid and tuna.

Being fast and active swimmers, it has been reported that they often curiously approach boats, which seemed true in our case. Bow riding, wake riding and drifting stationary alongside our boats, they left everyone onboard stunned with their loud and “spacey” vocalizations as well as the spray of their exhalations in our faces! Our final estimate came to 300+ animals!

This is the first documented sighting for this species along the Mazatlan coast, and perhaps in Sinaloa. Verbal inquiries with fishermen suggested numerous sightings of this species further offshore, however some of them seem to confuse them with Pilot whales (Globicephala macrorhynchus). Therefore photographic evidence is needed to confirm sightings of this species.

Our crew was possibly even more excited than our happy customers, since most of us, apart from one, had NEVER seen False killer whales ever before, despite our many, many years of working with cetaceans.

0

Posted:

Categories: Uncategorized

SIGHTINGS BLOG

La vida entre dos mundos: mamíferos marinos de Sinaloa

Con el trópico de Cáncer cruzándolo a solo unos ki

11 March, 2016 read more

Humpback whale mother and calf pairs early this winter season

Female Humpback whales are thought to reach sexual

15 January, 2013 read more

First recorded sighting of False killer whales in Mazatlan, Sinaloa.

On january 10th a thursday morning, our crew left

26 April, 2012 read more

ONCA on NatGeo TRAVELER

In December of 2008, National Geographic´s TRAVELER Magazine, on its 10th edition for Mexico, published an article about research-based whale watching in Mazatlan with Onca Explorations.

Twitter


What people are saying….